Moto eléctrica sí, moto eléctrica también.

Y más después de leer todas estas razones que no solo te gustarán a ti, si no que también le gustarán al planeta. Razones para pasarse al lado eléctrico de la calzada:

El medio ambiente: ¡adiós, humos!

Y al decir humos queremos decir gases contaminantes como los óxidos de nitrógeno (NOx), el monóxido de carbono (CO), el dióxido de carbono (CO2), los hidrocarburos no quemados (HC), los compuestos de plomo y el anhídrido sulfuroso, responsables de la contaminación atmosférica de las ciudades y del efecto invernadero

Las motos eléctricas NO generan emisiones nocivas para el medio ambiente, a diferencia de las de gasolina de toda la vida. Y, aunque esta razón ya nos parece suficientemente de peso como para que no tengas dudas a la hora de elegir entre una scooter eléctrica y una de combustión, te invitamos a seguir leyendo para descubrir más ventajas de la motocicleta eléctrica. 

La salud: respira.

Porque, aunque se hable menos de este tema, la contaminación, además de afectar al medio ambiente, obviamente también nos afecta a nosotros. ¿Sabías que en España mueren anualmente 10.000 personas a causa de la contaminación? (Súbelo a 7 millones si visualizamos el mundo entero). Es más, si hablamos de muertes prematuras, se estima que la polución, en Europa, causa 470.000 muertes prematuras al año, sobre todo por enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Y para muestra, este dato: según un estudio del Centro para la Investigación de la Energía y el Aire Limpio (CREC), durante el Covid, la caída de la contaminación habría evitado unas 1.081 muertes prematuras en España en tan solo un mes. Ahí queda eso.

El ahorro: cuestión de bolsillo.

La crisis sanitaria del Covid nos ha dejado también una crisis económica y,  llegados a este punto, no está de más que hablemos de ahorro. 

Aunque a primera vista, una moto eléctrica parezca más cara, su vida útil y su día a día demuestran que no lo son. Para empezar, olvídate de la gasolina y recuerda que, con una moto eléctrica cuantos más kilómetros hagas más ahorrarás. Por ejemplo, recorrer 100 km con la RAY 7.7 cuesta aproximadamente 50 céntimos (asumiendo un coste de electricidad de 0,1 €/kWh). De hecho, si comparamos el coste con el de las scooters de combustión de prestaciones similares, con la Ray 7.7 podemos llegar a gastar entre 7 y 10 veces menos. Olvídate también de los cambios de filtro, de aceite o de líquido refrigerante (entre otros) y dile adiós a las averías de motos típicas. Además, las motocicletas eléctricas cuentan con la bonificación y en algunos casos, la exención de impuestos de matriculación/circulación. Por no hablar de las ayudas, como la del Plan MOVES II, que se acaba de aprobar ahora y que, en el caso de las motos eléctricas se traduce en 750 € de ayuda. Y a todo esto súmale los peajes, o mejor dicho, réstaselos, porque con una moto eléctrica muchos son gratuitos o con rebajas de hasta el 75%. ¿Qué más le puedes pedir a tu nueva RAY 7.7?

El silencio: ¿a qué suena tu ciudad?

Nadie habla de la contaminación acústica, pero todo el mundo se queja del ruido en las grandes ciudades. Este tipo de contaminación, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los factores ambientales que provoca más problemas de salud. La genera el ser humano, como todo tipo de contaminación y, en el caso de las ciudades, el principal foco de ruido es el causado por los vehículos. Las motos eléctricas, al no tener tubo de escape ni motor de combustión, son silenciosas de por sí, y eso las convierte en una gran aliada contra la polución acústica urbana.

Otras razones pueden ser la suciedad causada por los tubos de escape en el entorno urbano o el mal olor que deja el rastro de los vehículos de combustión, pero no vamos a extendernos más porque cualquiera de las 4 razones anteriores, por sí solas, ya nos parecen suficientemente convincentes como para replantearse las cosas y empezar a moverse de manera sostenible

En Ray Electric Motors somos de los que creemos que cambiar el rumbo depende de todos, pero sobretodo de cada uno. Y que cada cambio, por pequeño que sea, suma. Así que, pudiendo sumar al planeta, ¿porque no ibas a quedarte con una RAY 7.7?





Share on facebook
COMPARTIR EN FACEBOOK
Right Menu Icon