motor eléctrico o de combustión

Más aceleración, menos mantenimiento… ¿Cuáles son las ventajas de utilizar un motor eléctrico en lugar de un motor de combustión?

Cuando pensamos en vehículos eléctricos, la primera ventaja que nos viene a la mente es que son más respetuosos con el medio ambiente y que a la larga el ahorro en combustible se nota. Ambas son ciertas, pero lo que muchos no se esperan es que los motores eléctricos destacan también por su potencia.  Vamos a profundizar en este aspecto, y además haremos un repaso al resto de ventajas del motor eléctrico respecto al motor de combustión.

El rendimiento del motor eléctrico

La primera vez que te montas en un vehículo eléctrico te sorprende la sensación de potencia que notas desde el momento que arrancas la moto.

¿Por qué? La explicación del buen rendimiento de los vehículos eléctricos está en su par. El par es el equivalente a la fuerza, y los vehículos eléctricos tienen el par más alto y constante desde revoluciones bajas. Esto se traduce en más aceleración y elimina, por ejemplo, los problemas que tienen muchos scooters de 125cc al arrancar en una cuesta. Para que os hagáis una idea, una moto eléctrica de las características de la RAY 7.7 tiene potencia de sobras para arrancar en una cuesta con dos personas en la moto.

La enorme diferencia de rendimiento energético entre un motor eléctrico y uno de combustión

La diferencia es abismal. Mientras que un eléctrico tiene una eficiencia energética de un 90% aproximadamente, el motor de combustión trabaja con niveles entre el 12 y el 30%. ¿Por qué? Porque la combustión genera mucha energía que no es aprovechable, ya que se pierde en forma de calor a través de diferentes partes del motor, y además necesita de muchas piezas móviles que generan pérdidas por rozamientos. 

Casi toda la energía que genera una RAY 7.7 la usa para moverse. Es más, la energía del frenado se almacena y recarga la batería. A esto se le llama frenada regenerativa.

¿Qué es la frenada regenerativa?

Es una prestación que solo tienen los vehículos eléctricos e híbridos, como la RAY 7.7, que sirve para aprovechar la energía cinética que generamos cuando frenamos. Con un sistema de frenos convencional, la energía cinética se convierte en calor y se desaprovecha. Sin embargo, con la frenada regenerativa la energía cinética se transforma en energía eléctrica y se almacena en las baterías para aumentar la autonomía del vehículo. Este sistema es especialmente útil para las personas que conducen mucho por ciudad, donde frenamos constantemente en semáforos y pasos de cebra. 

ray electric motors

A los motores eléctricos les afectan menos las condiciones del entorno

Esta parte es importante para los que queréis una moto para escapadas: los vehículos con motor de combustión perderán potencia cuando estéis a mucha altura. Sin embargo, llevemos donde llevemos nuestra moto eléctrica, esta tendrá la misma potencia. 

La explicación la encontraremos en la diferencia de funcionamiento entre ambos motores. Los motores de combustión necesitan una mezcla de combustible y oxígeno para funcionar, por eso los cambios de altura afectan a su rendimiento. Por ejemplo, una moto de combustión en Madrid -que está a unos 700 metros sobre el nivel del mar- pierde algunos CV, mientras que una eléctrica como la RAY no pierde ni uno.

¿Qué tipo de moto es la más práctica?

Si queremos una moto potente, pero no una moto grande, un modelo eléctrico es sin duda la mejor opción. Un motor eléctrico no tiene por qué ser grande para ser potente, precisamente por el buen rendimiento que comentábamos antes. Un scooter eléctrico más ligero y menos potente puede lograr el mismo rendimiento que uno de combustión más grande.

El mantenimiento del motor eléctrico

Otro factor importante es que el motor eléctrico dura más y requiere muchísimo menos mantenimiento que el de combustión, ya que funciona sin filtros ni aceites. Con él ahorraremos en revisiones, ya que no tendremos que cambiar periódicamente filtros, aceite, bujías y otros elementos que se van desgastando con el uso cotidiano. 

La moto más sostenible

Las motos eléctricas tienen muchas ventajas: son potentes, cómodas, suponen un importante ahorro en combustible y mantenimiento. Pero sin duda la mejor de las razones para escoger un modelo eléctrico es que no contamina. De hecho, no generan emisiones de C02 ni tampoco emisiones acústicas.  En pocos años el cambio climático será irreversible, y está en nuestras manos movernos para ponerle freno.  

¿Quieres seguir informándote a fondo sobre el universo de las motos eléctricas? Lee el resto de nuestros artículos en el blog.

Share on facebook
COMPARTIR EN FACEBOOK
Right Menu Icon