Llega Ray 7.7: la moto eléctrica que no te esperabas

Hasta ahora, decir adiós a las motos de combustión y pasarse al lado eléctrico significaba renunciar a algunas prestaciones como a la potencia, la comodidad o el diseño. Hasta ahora.

 Lo cierto es que no se puede hablar de motos eléctricas sin que aparezca alguien citando todos los tópicos habidos y por haber: 

  • “Las scooters eléctricas no tiran.”

  • “Necesitas un enchufe especial para cargarlas.”

  • “Bonitas, bonitas no son.”

  • “Te quedarás tirado a mitad de camino.”

  • “Todavía son algo muy nuevo. Mejor esperar para comprarse una.”

  • “Bla, bla, bla, moto eléctrica, bla,bla,bla…”

¿Te suenan? Seguramente sí. Y, de hecho, en los inicios de esta industria, muchos de ellos eran ciertos. Pero en los últimos años, el mercado de las motos eléctricas ha evolucionado, y mucho. La subida de la gasolina y la concienciación medioambiental, entre otros motivos, han hecho que el sector se pusiera las pilas (o, mejor dicho, las baterías) para dar respuesta a la creciente demanda. En 2019, el mercado de ciclomotores y motos eléctricas aumentó un 58% en Europa con más de 73.000 unidades matriculadas, y el pronóstico de cara al futuro es que estos números no dejen de aumentar de manera exponencial. Y más ahora, con la entrada en juego de la RAY 7.7, con una velocidad punta y una aceleración desconocida hasta la fecha en otras motos eléctricas de su categoría, y equiparables, incluso, a las de las motos de 300cc.

No renuncies a nada, tampoco a tus principios

Hasta ahora, presumir de conciencia medioambiental y de moto, a la vez, era prácticamente imposible. La potencia siempre ha ido asociada al ruido del motor, a la emisión de humos y al olor a gasolina. Pero las cosas han cambiado y lo que antes daba prestigio motero, como el rugir de un motor, ahora también se asocia a amenaza medioambiental. La sociedad ha avanzado y, por suerte, hemos ido desarrollando una conciencia ecológica capaz de hacernos replantear muchas cosas, incluso el modelo de moto que queremos tener.

Ray Electric Motors se presenta como una solución de movilidad urbana sostenible. Y hablamos de solución porque lo que antes suponía una dura elección entre el bienestar del planeta y los beneficios para el motorista desaparece con la llegada de la RAY 7.7. 

Y es que este modelo eléctrico no solo está muy por delante de la gran mayoría de scooters eléctricas, sino que además, supera con creces a las motos de combustión de dos y medio a nivel de potencia, velocidad y diseño.

Pensada como una moto perfecta para recorridos interurbanos, la RAY 7.7 cuenta con un motor de 9 kW, una velocidad punta de 125 km/h y una autonomía que puede variar entre los más de 100 km a alta velocidad en vías rápidas, hasta los más de 170 km en recorridos puramente urbanos, que hacen de ella una alternativa a tener muy en cuenta antes de decantarse por una moto de gasolina. 

Así que, si hablamos de principios, los de la RAY 7.7 se alinean perfectamente con los de todas aquellas personas que quieren moverse y quieren hacerlo en la misma dirección que el planeta. Sin renunciar a sus principios, porque si esto va de moverse de manera eficiente por entornos interurbanos, hagámoslo también de manera sostenible y así disfrutamos doblemente del viaje ¿no?

Share on facebook
COMPARTIR EN FACEBOOK
Right Menu Icon