Dejando atrás la contaminación atmosférica

Un mañana sin humos empieza con un hoy sin combustión.

No, sus efectos no son inmediatos, pero llevamos demasiados años acumulando contaminación atmosférica y sus consecuencias ya están aquí: ciudades con paredes grises y, sobre todo, pulmones a los que les cuesta respirar. O lo que es lo mismo, más de 30.000* muertes en España, en 2019, a causa de la contaminación atmosférica. 

 

Y la tendencia, si tenemos en cuenta los siguientes datos, irá en alza. Resulta que, a nivel mundial, ya existen más de 500 ciudades con más de un millón de habitantes. Y a eso hay que sumarle que los últimos estudios aseguran que la mitad de la población mundial utiliza solo el 2 por ciento de la superficie terrestre. 

Lo que se traduce en que, no solo estamos sobrepoblando ciertas zonas del planeta, si no que además, la movilidad de estas implica un mayor número de vehículos (mayoritariamente de combustión) por m² , generando contaminación atmosférica. Pero lo hay. Hay un mañana. Y que sea apto para respirar o no depende solo de nosotros. 

La “buena noticia”, es que, de entre todas las cosas que el ser humano hace mal, esta puede que sea la más fácil de combatir. Tan fácil como dejar de contaminar, tan fácil como pasarse a la movilidad urbana sostenible cambiando la moto de combustión por una scooter eléctrica.

Lo que necesita Europa, el mundo y la movilidad sostenible

Cada vez son mayores las inversiones que los diferentes gobiernos destinan a la movilidad urbana sostenible, pero todavía hay algunos países que destacan por encima del resto, como es el caso de Noruega o los Países Bajos. 

En el caso de Ámsterdam, por ejemplo, las facilidades llegan hasta el punto de que los que compran un vehículo eléctrico y no disponen de aparcamiento, pueden utilizar gratuitamente la estación de carga más cercana. 

Tener aparcamiento no es indispensable para pasarse al lado eléctrico. Por eso, otra medida por la que apuestan los gobiernos, es la de instalar cada vez más puntos de carga públicos en las ciudades. Por ejemplo, cabe destacar que a finales de 2018 en la Unión Europea existían 144.000 puntos de recarga:

Y, aunque España ocupaba el sexto lugar con 5.300, según el último estudio de Transport & Environment, se nos augura una escalada en el ranking de posiciones:

Y si salimos de Europa, por supuesto tenemos que mencionar a China, ya que el  60% de los vehículos eléctricos de nueva matriculación en el mundo están matriculados allí. Y es normal, ya que el país cuenta con más de 330.000 puntos de recarga pública para unos 2,6 millones de vehículos.

Es solo cuestión de tiempo que te pases a la moto eléctrica

Lo sabes tú, lo sabe el gobierno poniendo facilidades a la hora de acceder a la movilidad sostenible y lo sabe el planeta, esperando con ganas esa nueva realidad.

Los cambios legislativos están del lado eléctrico y muestra de ello son, por ejemplo, las ZBE (Zonas de Bajas Emisiones), en marcha ya en Madrid y Barcelona, y que restringen el acceso a las ciudades animando a la sociedad a moverse libremente usando vehículos eléctricos. Por no hablar de las ayudas por parte de las entidades locales y nacionales. ¿Sabías que las motocicletas eléctricas, en España,  cuentan con la bonificación y en algunos casos, la exención de impuestos de matriculación/circulación? 

Todos juntos podemos dejar atrás la contaminación atmosférica.

ray 7.7 moto eléctrica
Share on facebook
COMPARTIR EN FACEBOOK
Right Menu Icon